CLUB DE REGATAS BOTAFOGO

El primer de julio de 1894, nacía en la playa de Botafogo el CLUB DE REGATAS BOTAFOGO. El club ganó ese nombre en homenaje a la ensenada del barrio donde competían sus barcos. La sede era en un casal demolido, en el sur de la playa de Botafogo, encostado al Cerro del Pasmado, donde hoy termina la Avenida Pasteur. En 1889, surgió una leyenda en las aguas de la Bahía de Guanabara: la embarcación botafoguense Diva, que venció todas las 22 regatas que disputó, consagrándose campeona carioca.

El Club de Regatas Botafogo fue el primer club carioca campeón brasileño de alguna modalidad deportiva: de remo, en campeonato realizado en Río de Janeiro en octubre de 1902, con la victoria del atleta Antônio Mendes de Oliveira Castro, que años más tarde vendría a hacerse presidente del club.

Los fundadores del Club de Regatas Botafogo: Alberto Lisboa de la Cuña, Arnaldo Pereira Braga, Arthur Galvão, Augusto Martins, Carlos de Souza Freire, Eduardo Fonseca, Frederico Lorena, Henrique Jacutinga, João Penaforte, João Teixeira, José Maria Días Braga, Julio Kreisler, Julio Ribas Junior, Luís Fonseca Quintanilha Jordão, Oscar Lisboa de la Cuña y Paulo Ernesto de Azevedo.

Botafogo Football Club

El año de 1904, surgía en el barrio de Botafogo un nuevo club de fútbol, el Electro Club, primer nombre dado al Botafogo Football Club. La asociación nació de una charla entre dos amigos durante una clase. Flávio Ramos y Emmanuel Sodré estudiaban en el colegio Alfredo Gomes y, durante una clase de álgebra, nacía la primera idea de fundar un club, a través de una nota pasada por Flávio a Emmanuel, que decía: ' Ithamar tiene un club de football en la Calle Martins Ferreira. ¿ Vamos a fundar otro en la plaza de los Leones? Podemos hablar a los de Werneck, a Arthur César, a Vicente y a Jacques'. Y así todo comenzó.

Esa nota fue interceptada por el profesor de matemática, general Júlio Noronha, que advirtió no ser aquel el momento más apropiado para conversaciones de aquel tipo, resaltando, sin embargo, que apoyaba cualquier idea relativa a la práctica de deportes. Se dió, entonces, el primer paso para el nacimiento del Glorioso'.

En aquella misma noche, Flávio Ramos charlando a Octávio Werneck, en la Calle Voluntarios de la Patria, lo invitó a crear el nuevo club. Finalmente, en la tarde de 12 de agosto de 1904, el club sería formado por un grupo de colegiales con edades entre 14 y 15 años, en el chalé de un viejo casal en ruinas de la Calle Consejero Gonzaga, esquina de la Calle Humaitá con Plaza de los Leones, gentilmente cedido a los chicos por Dueña Chiquitota, abuela materna de Flávio, gran amiga y verdadera madre del club que nacía.'

Los niños, que residían en el barrio de Botafogo, se reunieron con los otros amigos en un casal en la Plaza de los Leones para fundar el Electro Club. Ese fue el primer nombre dado al Botafogo, pues los niños decidieron cobrar mensualidad y encontraron una tarjeta de un extinto club con ese nombre, que resolvieron adoptar. Pero, el Electro Club solo duró hasta el 18 de septiembre, cuando hicieron otra reunión en la casa de la abuela de Flávio, Dueña Chiquitota, que al saber el nombre del club, se asustó yles dijo: 'Vamos, viviendo donde viven, el club solo puede llamarse Botafogo', aconsejó Dueña Chiquitota. Desde aquel entonces, el club pasó a llamarse Botafogo Football Club.

El primer amistoso ocurrió el 2 de octubre de 1904, contra el Football and Athletic Club, en Tijuca: derrota por 3 x 0. La primera victoria vendría en el segundo partido, el 21 de mayo de 1905, sobre el Petropolitano, 1 a 0, gol de Flávio Ramos. En 1906, el equipo participó del primer Campeonato Carioca. El año siguiente, terminó empatado con Fluminense, consagrándose campeón, en título reconocido solo en 1996.

El primer Campeonato Carioca conquistado y conmemorado inmediatamente después del silbido final fue en 1910. Con una campaña irreprochable, marcada por siete goleadas, el club no solo fue campeón como ganó el sobrenombre de Glorioso. Dos años más tarde, nuevo título carioca.

En la década de 30, otra época gloriosa. El equipo conquistó el tetracampeonato carioca, de 1932 a 1935, hecho inédito en Río de Janeiro. Así nacía el Botafogo Football Club, que tras treinta y ocho años de existencia se unió al otro Botafogo, lo de Regatas, dando inicio al Botafogo de Futebol e Regatas.

Fundadores: Álvaro Werneck, Arthur Cesar de Andrade, Augusto Paranhos Fontenele, Basílio Viana Junior, Carlos Bastos Neto, Emanuel de Almeida Sodré, Eurico Viveiros de Castro, Flávio de Silva Ramos, Jacques Raimundo Ferreira de Silva, Lourival Costa, Octávio Werneck, Vicente Licínio Cardoso.

Botafogo de Futebol e Regatas

Botafogo de Fútbol y Regatas nació oficialmente el día 8 de diciembre de 1942, como resultado de la fusión de dos clubes con el mismo nombre: el Club de Regatas Botafogo y el Botafogo Football Club. Los dos clubes tenían sus sedes en el barrio Botafogo, en la Zona Sur de Río de Janeiro, y se unieron tras un triste hecho.

El día 11 de junio de 1942, los dos clubes disputaban una partida de baloncesto por el Campeonato Estadual y el jugador Albano, de Botafogo F.C., durante el intervalo, se cayó en la cancha, víctima de un ataque fulminante. La partida fue interrumpida a diez minutos del final, cuando el resultado marcaba CRB 21x 23 BFC. El cuerpo de Albano salió de la sede de General Severiano y, cuando pasaba frente al Mourisco Mar, el presidente de C.R.botafogo, Augusto Frederico Schimidt, dijo: 'Comunico ahora a Albano que su último partido resultó en una nítida victoria. El tiempo que resta del juego interrumpido no más será disputado por nuestros jugadores'. El presidente del Botafogo Football Club, Eduardo Góis Trindad, le contestó a Eduado: 'En las disputas entre nuestros clubes solo hay un vencedor: İ Botafogo!' Schimidt entonces confirmóla fusión: '¿Lo que más es necesario para que nuestros dos clubes sean uno solo?'.

Con la fusión, se hicieron tres alteraciones: la bandera perdió el escudo de las letras entrelazadas de BFC y ganó la estrella solitaria del Club de Regatas Botafogo; el equipo pasó a llevarse calzones negros y la bandera ganó un rectángulo negro, con una estrella blanca al alto. Los años 30, mientras la ruptura entre amadores y profesionales, Botafogo conquistó el único tetra del Campeonato Carioca, representado por cuatro estrellas por encima del escudo en la camisa Sin embargo, actualmente, Botafogo no utiliza más esas estrellas complementarias, dejando solo la del escudo, lo que le aseguró el sobrenombre: Estrella Solitaria.

El primer título vino seis años después, en 1948, con Carlito Roca como dirigente y el perro Biriba como mascota, derrotando en General Severiano al leyendario Expreso de la Victoria, de Vasco de la Gamma. Los años que se siguieron fueron marcados por victorias e ídolos. En 1957, el título carioca fue conquistado con una histórica goleada por 6 a 2 sobre Fluminense. El equipo albinegro reunió cracks como Garrincha, Nilton Santos, Didi, Quarentinha, Amarildo, Paulo Valentim y Zagallo, conquistando tres Campeonatos Estaduais (Provinciales), tres Río-São Paulo y fue el andamiaje para la Selección Brasileña que conquistó las Copas del Mundo en 1958 y 1962. Otro equipo glorioso fue lo de 1967-1968, que conquistó el bicampeonato carioca y la Copa Brasil.

El recomienzo de los títulos empezó en 21 de junio de 1989, en la histórica victoria de 1 x 0 sobre Flamengo, rompiendo la secuencia de derrotas/ rompiendo la mala racha de 20 años con una campaña invicta. El año siguiente vino el bicampeonato, en 1993 la Copa Conmebol y, en 1995, el Campeonato Brasileño, comandado por Túlio, Gonçalves y Donizete, entre otros. El mismo año, el club volvió para la antigua sede, donde la hinchada conmemoró la Copa Guanabara (con 100% de aprovechamiento) y el Campeonato Estadual de 1997. Para completar la década, el tetracampeonato de Río-São Paulo en 1998.

Como nada es fácil para Botafogo, el club volvió a pasar por dificultades. La mayor de ellas fue la caída para la Segunda División en 2002. El año siguiente, sin embargo, ayudado por su hinchada, el equipo garantizó su acceso. En un proceso de reconstrucción, poco a poco, Botafogo conquistó el Campeonato Carioca en 2006 y llegó a tres finales consecutivas los años siguientes. Paralelamente a eso, en 2007 ganó la licitación para administrar el Estadio Olímpico Nilton Santos durante 20 años.En el 2010, Botafogo ganó el Campeonato Carioca de forma histórica, empezando con una paliza de 6 a 0 en Vasco para la conquista de las Tazas Guanabara y Rio y del Estadual, sin necesidad de partido final. En el partido decisivo, una victoria por 2 a 1 encima de Flamengo, con 'cavadinha' de Loco Abreu y Jefferson defendiendo un penal de Adriano.



El primer partido de Botafogo Football Club fue el 2 de octubre de 1904, un amistoso contra Football and Athletic Club, en el campo del último, que quedaba en la Calle Haddock Lobo, en Tijuca. Botafogo perdió por 3 a 0 con este equipo: Flávio Ramos, Victor Haría y João Leal; Basílio Vianna, Octávio Werneck y Adhemaro De Lamare; Norman Hime, Ithamar Tavares, Álvaro Suenes, Ricardo Rêgo y Carlos Bittencourt.

La primera victoria sólo vendría el 21 de mayo de 1905, en un amistoso contra Petropolitano, en el campo de la calle Voluntarios de la Patria: Botafogo 1 a 0, gol de Flávio Ramos; la segunda, vendría sobre el Colegio Militar. Enseguida, vino la revancha sobre el Athletic: 2 a 1, el 4 de junio.

En 1906, finalmente, ocurrió la disputa del primer Campeonato Carioca de Fútbol, organizado por la Liga Metropolitana, fundada el 21 de mayo de 1905 por los siguientes clubs: América, Athletic, Bangu, Botafogo, Fluminense y Petropolitano. El campeonato era para los primeros y segundos cuadros— de aspirantes— que hacían las preliminares de los partidos. Botafogo se hizo el primer club carioca a conquistar un título. El Glorioso fue campeón de los segundos cuadros, competición disputada antes del torneo de primeros cuadros, vencido por Fluminense. Pero la conquista de los primeros cuadros no tardó, viniendo en 1907 y de forma polémica: el título fue dividido con Fluminense, el mayor rival en la época. El clásico entre los dos equipos, años después, ganó de la prensa el título de Clássico Vovô (Clásico Abuelito), el más antiguo del fútbol brasileño.

Pero el título más importante de la primera década fue lo de 1910, cuando el Botafogo quedó conocido como el Glorioso, adjetivo que vendría a consagrarlo y que fue recibido después de la goleada de 6 a 1 sobre el Fluminense. Tras ganar el tercer título en 1912 por la nueva liga que fundó, A.M.E.A. (por haber peleado con lo América en 1911 y abandonado la Liga Carioca), Botafogo entró en un largo periodo sin ganar títulos provinciales (18 años). Como compensación, ganó torneos y juegos amistosos contra equipos de otros Estados y de otros países, principalmente de Europa, incluso Selecciones.

Asimismo, aumentó su patrimonio, saliendo de la Plaza de los Leones, en Humaitá, para la Calle General Severiano, donde construyó su sede y su estadio de fútbol. La sede monumental, el Palacete de la Avenida Venceslau Brás (actualmente declarado "monumento histórico" y que preserva su construcción original), fue inaugurada con un gran baile en 1928. El estadio propiamente dicho, con capacidad para 25 mil personas, fue inaugurado diez años más tarde, en 28 de agosto de 1938, cuando el Botafogo venció el Fluminense por 3 a 2. Antes, en primer de octubre de 1930, la iluminación del campito de General Severiano, cuya capacidad era de 8 mil personas, fue conmemorada con el juego entre Botafogo y Atlético Minero, vencido por el albinegro carioca por 6 a 3. El largo rato sin victorias solo fue interrumpido con la conquista del Campeonato Carioca de 1930.

Al contrario de los años 20 del siglo pasado, las décadas de 30 y 40 fueron de muchas conquistas para el Glorioso. Logró cosechar el tetracampeonato, único entre los clubs de Río de Janeiro: 1932, 1933, 1934 y 1935. El equipo de Botafogo se constituyó en la base de la Selección Brasileña, en las Copas de 1930, 1934 y 1938, revelando para el mundo cracks y más cracks. El club contrataba los que surgían en otros clubs de Río, del restante del país y del fútbol argentino y uruguayo. Entre esos talentos, se destaca el famoso Leônidas de Silva, el Diamante Negro, que inventó el gol de chilena, en un juego de la Selección contra a Italia, en la Copa de 1938. General Severiano se convertió en un manantial de expertos, como Martim Silveira, Canalli, Paulinho Tovar, Carvalho Leche, Nilo Murtinho Braga, Patesko, Pirica, Átila y Heleno de Freitas.

En 1936, Botafogo, cuya fama ya había atravesado el continente, se fue, por primera vez, de excursión internacional: fueron nueve juegos en México y Estados Unidos, con seis victorias, dos derrotas y un empate. Aunque haya conquistado solo un título carioca en los años 1940— lo de 1948, 13 años después del tetra de 1935—, esa década fue muy exitosa para la historia del Glorioso. Además de acumular victorias internacionales, el club creó grandes equipos, rellenados de cracks y ídolos, como Heleno de Freitas, Nílton Santos, Geninho, Gerson Santos, Ávila, Juvenal, Oscar Basso, Paraguayo, Pirilo, Oswaldo Baliza, Rubinho y Octávio.

La increíble mascota del Campeonato Carioca de 1948 fue el perro, un chucho blanco con una mancha negra, que entraba en campo con el equipo en los juegos y que llegó a ser una leyenda mundial. La fama de la mascota llegó hasta al punto de punto de, Botafogo tener sus cuotas en dólares, cuando de viajes al exterior, aumentadas gracias a una cláusula que exigía la presencia de Biriba.

Antes del partido final del Campeonato Estadual de 1948, contra el Vasco, en General Severiano, Biriba quedó concentrado en un hotel, vigilado 24 horas por su "perro guardián", Macaé. El filete migñon de Biriba era experimentado por Macaé antes de que la mascota lo comera. Esa medida fue tomada por el leyendario presidente Carlito Roca, pues los vascaínos (hinchas de Vasco) amenazaban envenenar al perro para "desfalcar" el equipo en la gran decisión. Con Biriba en campo, Botafogo venció por 3 a 1 y quedó con el título, tras una serie de campeonatos perdidos para el mismo Vasco, que poseía un equipo poderoso en la época y era conocido como Expreso de la Victoria.



El 16 de junio de aquel año, fue inaugurado el Estadio Mário Filho— el Maracanã— construido para la Copa de 1950, con una partida entre las selecciones carioca y paulista. El primer gol en el templo del fútbol mundial fue marcado por una de las leyendas albinegras, Didi. El partido terminó con victoria paulista por 3 a 1.

El primer partido de Botafogo en su nuevo estadio ocurrió tras el trágico juego de la Selección en la final de la Copa, perdida para Uruguay por 2 a 1, en 16 de julio. Fue un clásico contra América por el Campeonato Carioca. Resultado: derrota de 4 a 2, devuelta en el turno subsiguiente (2 a 1) y que llevó a la pérdida a Vasco, el título ya prácticamente conquistado.

Antes de ganar su primer título en el Mayor del Mundo, en 1957, Botafogo reveló, en un partido contra Bonsucesso en 19 de julio de 1953, en General Severiano, el mayor fenómeno de la historia del fútbol: Manoel Francisco de Santos, el genial Mané Garrincha.

Maracanã vino a conocerlo en el clásico con el Flamengo, el 7 de septiembre. En la victoria botafoguense por 3 a 0, Garrincha hizo su primer gol en el estadio y llevó el lateral rubro-negro Jordan a la locura con regates y cruces de trayectorias increíbles.

Mané se ha consagrado campeón el 22 de diciembre de 1957, cuando él desmontó, en la final, la defensa del Fluminense en la goleada de 6 a 2. Fue autor de uno de los goles y contribuyó para los cinco marcados por Paulinho Valentim, otra leyenda botafoguense del primer título alvinegro en Maracanã. El súper equipo era dirigido por otro mito, João Saldanha, y tenía aún otras fieras: Nílton Santos, Didi, Pampolini, Quarentinha, Servílio, Beto, Tomé, Edson y Adalberto.

Con la conquista del primer título mundial de la Selección Brasileña, en 1958, en Suecia, los años 60 se convirtieron en la década de oro del Glorioso. El equipo del técnico Vicente Feola tenía, además de Zagallo, tres genios albinegros: Nílton Santos, Didi y Garrincha.

El Botafogo de Mané fue bicampeón carioca de 1961/62, campeón del Río-São Paulo de 1962 y 1964 y ganó incontables torneos internacionales. Juntamente con Santos, abrió de vez las puertas del mercado europeo a los jugadores brasileños. Esos clubes formaron la base de la Selección Brasileña, en la época llamada de "La pátria de chuteiras" ("la patria de botas de fútbol"), expresión creada por Nelson Rodrigues.

Sin embargo, la "Universidad del Fútbol" de General Severiano no se detuvo ahí: al fin de la generación de Garrincha, reveló otra para la historia del Glorioso y del fútbol mundial: la de Jairzinho, Paulo César Caju, Roberto, Rogério, Nei Conceição, Carlos Roberto, Ferreti, Afonsinho, Cao, Moreira, Valtencir, Othon Valentim, entre otros, formada alrededor de tres expertos: Manga, Gérson y Sebastião Leônidas y, Zagallo como técnico.

Botafogo ganó otro bicampeonato carioca en 1967/68, fue bicampeón de la Copa Guanabara también en 1967 y 1968 y conquistó la Copa Brasil de 1968. Volvió a ser la base de la Selección Brasileña que conquistaría el tricampeonato mundial en la Copa de México, en 1970. Los dos entrenadores de la gloriosa campaña también eran de la casa: João Saldanha en las Eliminatorias y Zagallo en México.

Tras los años dorados, vino la época de plomo de Botafogo. Ella comenzó con la pérdida increíble del título estadual de 1971 para Fluminense. En el juego final, el tricolor Lula hizo un gol a dos minutos del fin, cuando el empate de 0 a 0 bastaba al Glorioso, cuyo equipo de cracks era llamado de Selefogo. El gol mortal vino después de falta de Marco Antônio sobre el portero Ubirajara Moto, pero el árbitro José Marçal Hijo, tras mucha discusión, no marcó la infracción, confirmando la victoria del Fluminense. Ese gol, hasta hoy contestado, no solo estigmatizó a Marçal para el resto de su vida, sino también marcó el inicio de la mala racha botafoguense que se rompería solamente 20 años después, en 1989.

Empero, el calvario albinegro no fue solo dentro de campo. El club vio su sede social y su famoso estadio vendidos, en 1976, a Vale do Rio Doce, como pago de deudas fiscales. El patrimonio volvería a su legítimo dueño en 1994, prenuncio de un gran año—1995— con la conquista del Campeonato Brasileño en la final contra Santos.

En ese periodo crítico, Botafogo fue transferido para Marechal Hermes, en las afueras de Río, hasta volverá su lugar de origen y retomar su trayectoria de glorias. En el campo, el título carioca volvió a ser conquistado en 1989, de forma invicta, el 21 de junio, en el segundo juego de la decisión contra Flamengo, gol de Maurício. Y fue repetido en 1990, con el bicampeonato sobre Vasco.

Los años 90 fueron de más conquistas para el Fogão3. Comenzó con la Conmebol en 1993, en una final emocionante contra Peñarol, en Maracanã, decidida en el cobro de penaltis tras dramático empate de 2 a 2 en el tiempo normal. Se siguió el Brasileño de 1995, en otra final dramática, en ese entonces contra Santos: 2 a 1 en el primer partido en Maracanã ( goles de Gottardo y Túlio) y un empate de 1 a 1 en Pacaembu, en São Paulo, gol del artillero Túlio Maravilha. Ese título podría haber venido antes, en 1992, cuando, tras liderar todo el campeonato, el Botafogo de Renato Gaúcho perdió la decisión para Flamengo: 3 a 0 y 2 a 2.

En 1996, ganó la Copa Cidade Maravilhosa, invicto con seis victorias y un solo empate. El mismo año conquistó la Copa Tereza Herrera, derrotando el Deportivo La Coruña y el Juventus de Italia. En 1997, después de campaña espectacular, el Botafogo volvió a ganar el Campeonato Carioca, derrotando Vasco en el segundo partido de la decisión por 1 a 0, gol de Dimba, "el gol de la Dimbalada". Para llegar al título, venció de forma invicta e inédita la Copa Guanabara (12 partidos, 12 victorias, dos de ellas sobre Vasco) y la Copa Rio (ocho juegos, cuya final fue contra el Fluminense).

Sin embargo, le ocurrió al equipo una gran decepción: delante de 111 mil aficionados hinchas albinegros, el mayor público de hinchas de un solo equipo en el famoso estadio carioca, Botafogo no pasó de un empate de 0 a 0 con Juventud, en la final de la Copa de Brasil, perdiendo el título para el club gaucho.

El nuevo siglo no empezó muy bien a Botafogo. En 2002, después de una mala campaña, descendió a la Segunda División del Campeonato Brasileño junto a Palmeiras. Entró en grave crisis política y financiera, pero encontró fuerzas para recuperarse ya en 2003. Con el apoyo de su fiel hinchada, convirtió al estadio Caio Martins en un caldeirão? estadio de gran capacidad y con un equipo modesto, pero teniendo mucha garra, ascendió a la serie A, al lado de Palmeiras, el campeón de la B.

En 2006, con el técnico Carlos Roberto, uno de los ídolos de su historia, volvió a ganar el Carioca después de dos finales estupendas: 3 a 1 sobre América, en la Copa Guanabara, y 2 a 0 y 3 a 1 sobre Madureira, en la decisión del título. En 2007, en el aspecto patrimonial, el Botafogo obtuvo una de sus mayores victorias: derrotó el Fluminense en la disputa por la posesión del lindo y moderno Estadio Olímpico Nilton Santos, construido por el Ayuntamiento del Río para los Juegos Pan-Americanos de 2007. El estadio, que pasó a ser conocido como Nilton Santos, por cuenta de su localización en el barrio Engenho de Dentro, Zona Norte de la ciudad, fue inaugurado el 30 de junio de 2007 con victoria de Botafogo: 2 a 1 sobre su más antiguo rival— Fluminense— dos goles de Dodô, contra uno de Alex Días. Hoy día, se conoce al estadio por Nilton Santos.

Em 2010, uma goleada sofrida por 6 a 0 para o Vasco, no Nilton Santos, deixou os alvinegros desanimados, sem perspectiva. Porém, o Botafogo, especialista em sair de situações adversas arrancou para o título. Com a chegada de Joel Santana, o Glorioso levou as Taça Guanabara e Rio, conquistando o Campeonato Carioca sem a necessidade de uma final. No último jogo, a final da Taça Rio, vitória por 2 a 1 sobre o Flamengo, com direito a cavadinha de Loco Abreu e defesa de pênalti de Jefferson.


Norsk